martes, 10 de agosto de 2010

EL AIRE ES VITAL PARA NUESTRA VIDA

Vivimos del aire

El aire es una mezcla gaseosa sin olor ni sabor que llena todos los espacios ordinariamente considerados como vacíos.
En cada aspiración el hombre y muchos animales llenan de aire sus pulmones, una persona adulta inhala de 13.000 a 15.000 litros de aire por día. La calidad del aire que inhalamos no solo es importante para la salud de nuestros pulmones sino que de ella depende la pureza de nuestra sangre, la capacidad de nuestro organismo para sintetizar alimentos, la eliminación de los productos tóxicos, la energía de nuestros músculos, la lucidez de nuestro cerebro y en definitiva la duración y la calidad de nuestra vida.

Cuando la Tierra era todavía una enorme bola fundida, probablemente se hallaba rodeado por una extensa atmósfera de gases cósmicos, entre ellos el hidrógeno, que gradualmente se fueron perdiendo en el espacio. Cuando la Tierra empezó a desarrollar una corteza sólida sobre un núcleo fundido, se fueron liberando poco a poco gases como el bióxido de carbono, el nitrógeno y vapor de agua para formar la atmósfera de composición no muy distinta a la de las actuales emanaciones volcánicas. El enfriamiento posterior provocó la precipitación masiva de vapor de agua, por lo que ahora ocupa un volumen menor del 4% del total de la atmósfera. En una fase muy posterior tuvo lugar la acumulación de oxígeno en la atmósfera, debido a que las plantas verdes liberan oxígeno como consecuencia de la combinación de agua y de bióxido de carbono para formar hidratos de carbono. Por lo menos hasta hoy no hemos detectado atmósferas similares a la nuestra en otros planetas.
El aire esta compuesto por una mezcla de gases, el más abundante es el nitrógeno que se encuentra formando parte de éste en un 78%, el oxígeno en un 21%, el Argón en un 0,93%, el bióxido de carbono en un 0,033% y el resto esta formado por otros gases en cantidades mínimas. Nuestro planeta tiene la atmósfera que su fuerza de gravedad puede sostenerse, esta fuerza es la que hace que los gases antes nombrados no se pierdan en el universo y rodeen a la tierra protegiéndola de algunas radiaciones que harían imposible la vida sobre la tierra. Formar nuestra atmósfera fue un proceso que llevó miles de millones de años (4.500 millones de años). La atmósfera se divide en tres capas principales:
1) TROPOSFERA: es en la que se desarrolla la vida, llega a una altu
ra de más o menos 10 Km.
Su nombre quiere decir zona de turbulencias; dentro de la troposfera se desarrollan los fenómenos climáticos que podemos observar, como vientos, lluvias, temperaturas, y casi toda la formación de nubes, salvo los cúmulos nimbus que son las únicas nubes que superan los 11 Km. de altura.
2) ESTRATOSFERA: alcanza una altura de 80 Km., aquí encontramos al famoso ozono que es una combinación de los radicales libres del oxígeno que nos protege filtrando la radiación ultravioleta.
3) TERMOSFERA: es el límite que nos separa del espacio exterior.


El aire en movimiento

El viento es aire en movimiento, los movimientos del aire a gran escala, horizontales y verticales son importantes en la configuración del tiempo y del clima. Las principales fuerzas que afectan al movimiento horizontal del aire son los gradientes de presión, el efecto Coriolis y la fricción. Los gradientes de presión los provoca el desigual calentamiento de la atmósfera por el sol. El cálido aire ecuatorial es más liviano y ejerce menor presión que el frío y denso aire polar. La fuerza del movimiento del aire desde las zonas de alta presión a las de presión baja es proporcional a la diferencia de presión. El efecto de Coriolis debido a la rotación terrestre desvía los vientos a la derecha en el hemisferio norte y a la izquierda en el hemisferio sur. Tipos de vientos: monzones, huracanes, tornados, etc..
En el aire vivimos todos los seres, porque inclusive la flora y la fauna marina dependen de la presencia de oxígeno para desarrollar su proceso vital, algunas bacter



ias anaerobias es decir las que se desarrollan en ausencia de oxígeno necesitan algún gas como aceptor final de electrones en sus procesos metabólicos.


Necesitamos un respiro

El hombre en los últimos años de la historia ha desarrollado métodos industriales que han hecho su vida más fácil y agradable en muchos aspectos. Pero no tuvo en cuenta durante mucho tiempo que estos procesos industriales generaban un desecho y que este no desaparecía, como ocurre con todo proceso de la materia. La tierra es capaz de absorber, purificar, reciclar hasta un cierto punto los gases "sucios" que pueden ser perjudiciales para la salud de los diferentes organismos que habitan la biosfera, por ejemplo en este delicado equilibrio la atmósfera puede purificar los gases que emiten los volcanes que tienen grandes concentraciones de cloro, también se purifica el bióxido de carbono que los animales emitimos en nuestro proceso respiratorio. En este proceso son indispensables las plantas y los árboles que con su proceso fotosintético absorben el bióxido de carbono para emitir oxígeno. Pero es absolutamente imposible que la atmósfera purifique la cantidad enorme de monóxido de carbono que emiten los automóviles, o los gases que emiten las chimeneas de las fábricas.
En resumen la naturaleza esta preparada para hacerse cargo de sus propios contaminantes, incluyendo a los emitidos por el hombre dentro de sus actividades naturales, pero no puede absorber los contaminantes artificiales. Dentro de los contaminantes naturales podemos encontrar a los gases emitidos por los volcanes como por ejemplo la erupción del volcán Hudson que cubrió grandes territorios de la Patagonia argentina con cenizas, pastos y arbustos quedaron sepultados, los animales quedaron sin alimento y las personas tuvieron problemas respiratorios y visuales, pérdida de cosechas, etc.; estas fueron en un primer momento las consecuencias inevitables de este fenómeno, pero dos años después esta zona que había quedado cubierta por cenizas muy ricas en minerales dieron las mejores cosechas en muchos años.
Esto nos demuestra que la naturaleza ordena las alteraciones que provoca y vuelve a dejar las cosas en equilibrio. Otro contaminante natural es la radioactividad que emiten los yacimientos de uranio, polonio, radio y otros elementos radioactivos. Uno de ellos el radón emerge de la tierra, se filtra en las casas por la parte inferior y se adhiere sobre las paredes haciendo imposible habitarlas. Estos fenómenos naturales no los podemos evitar, pero si podemos tener control sobre los contaminantes artificiales como la combustión de hidrocarburos, la emisión de monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno y el bióxido de azufre. También las partículas de plomo que los escapes liberan a la atmósferas en forma de bromuro o cloruro de plomo son fuentes de intoxicaciones muy peligrosas.
La atmósfera es un vasto reservorio o depósito donde diversos contaminantes se difunden, alcanzan distintas estructuras físicas y químicas y se distribuyen a grandes distancias. Varias escalas espaciales y temporales deben tenerse en cuenta, estudiar los efectos de la alta concentración en ciudades y sus habitantes, analizar los efectos en zonas rurales a escala regional y analizar la contaminación a escala planetaria y sus posibles efectos en el clima.
Los contaminantes se pueden clasificar en primarios y secundarios. Contaminantes primarios: son los emitidos directamente por fuentes identificables. Contaminantes secundarios: son los formados en las atmósferas por interacción física o química entre contaminantes primarios y/o componentes normales de la misma, con o sin interacción de la radiación solar.

El smog nuestro de cada día

Smog es una palabra híbrida, viene de la conjunción de dos palabras inglesas smoke = humo y fog = niebla, está formado por partículas con diámetros inferiores a 0,1 mm. Que se encuentran en suspensión en el aire. Algunas de estas pueden ser tóxicas para los seres vivos y/o corrosivas. Este material particulado se origina en parte por degradación mecánica de materiales sólidos. Aparece en distintos humos y asociado a procesos industriales. El plomo es utilizado como antidetonante para la gasolina, por eso es importante utilizar naftas sin plomo. También incluye partículas que contienen material radioactivo cuya peligrosidad reside en que pueden producir alteraciones genéticas, es decir; cambios en los caracteres hereditarios.
Pueden provenir de explosiones nucleares provocadas con fines bélicos o de accidentes en el manejo de materiales radioactivos. Los contaminantes gaseosos como el bióxido de azufre se producen cuando se quema carbón, coque o petróleo, dado que estos combustibles tienen azufre ya sea en forma de pirita o de compuestos orgánicos. El trióxido de azufre se forma como resultado de la oxidación del bióxido de azufre y da lugar a la formación de nieblas ácidas por su interacción con la humedad atmosférica. El ácido sulfídrico aparece como resultado de la putrefacción y es notable por su olor ofensivo. Óxidos de nitrógeno: emisiones de automóviles, fuentes de combustión, gases emitidos por las industrias químicas, etc.

Oxidantes fotoquímicos: ozono, peroxialnitratos, aldehídos y otros compuestos químicos complejos son el resultado de las reacciones químicas entre los hidrocarburos no quemados (eliminados por los escapes de los automotores) y los óxidos de nitrógeno bajo la acción de la luz solar en un proceso llamado smog fotoquímico. Monóxido de carbono: la fuente principal son los vehículos, también las plantas industriales y otras operaciones que incluyen combustiones incompletas de materiales carbonosos. Bióxido de carbono: se produce por combustión completa de material carbonoso, si bien es un componente natural de la atmósfera aparecen en concentraciones anormalmente altas en centros urbanos.


La contaminación y nuestra salud

Bióxido de azufre y partículas: Irritación, bronco obstrucción refleja e hipersecreción de mucosidad, en casos de contaminación aguda se ha observado aumento en la morbilidad, especialmente entre los enfermos, ancianos y personas debilitadas. En los niños expuestos a este tipo de contaminación se han observado problemas respiratorios y mayor prevalencia de enfermos pulmonares. Monóxido de carbono: dolor de cabeza, laxitud, etc.
Oxidantes fotoquímicos: ataques de asma, irritación de ojos, nariz y garganta.


La contaminación destruye los materiales

Las mayores pérdidas provienen del deterioro causado en los frentes de edificios, metales, textiles y pinturas, ciertas piedras y mármoles utilizados en edificios, especialmente los de naturaleza calcárea se deterioran cuando el contenido de bióxido de carbono es anormalmente elevado, si la humedad del aire es alta, pueden producirse soluciones ácidas que terminan por atacar y decolorar las piedras. Además cuando el aire es húmedo y contiene bióxido de azufre este puede oxidarse transformándose en trióxido de azufre y dar lugar a neblinas o nieblas ácidas que perjudican seriamente al hierro y otros materiales. Otro aspecto adverso de los óxidos de azufre es que otorgan una pátina de óxido verdoso sobre las superficies de cobre. Los óxidos de azufre y el ácido sulfúrico resultante deterioran papeles y textiles que se tornan amarillentos y quebradizos. El hollín y otras partículas oscuras se adhieren fácilmente a paredes y cielorrasos dándoles un aspecto desagradable y ruinoso.

Todo se torna más oscuro

La reducción de la visibilidad fue, históricamente, la primera consecuencia adversa de la contaminación del aire que se observó.
Se produce debido a que la luz solar es dispersada y absorbida por las partículas en suspensión. El grado de atenuación de la luz está relacionado con el tamaño y la cantidad de las partículas y otros fenómenos físicos.
En algunas ciudades que afrontan problemas muy serios de contaminación la reducción de la visibilidad ha provocado episodios agudoc
s con interrupción del transporte y de otras actividades humanas.
Desde el punto de vista urbanístico la disminución de la visibilidad afecta la calidad de la vida que arruina los paisajes.
Los contaminantes reducen la cantidad de radiación ultravioleta que llega a la superficie terrestre provocando efectos adversos sobre la fisiología de los seres vivos. La mayor parte del material particulado y gaseoso que es introducido por la actividad humana en la atmósfera proviene de los centros urbanos y/o industriales.
Parte de los contaminantes es eliminado más o menos rápidamente de la atmósfera por procesos de sedimentación o es lavado por las lluvias; parte es alejado de las fuentes de emisión por procesos de difusión. Los árboles poseen propiedades útiles desde el punto de vista de disminuir la contaminación de entros urbanos, actúan con gran eficacia para filtrar algunos tipos de contaminación disminuyendo sensiblemente el número de partículas en suspensión. Contribuyen también al mejoramiento del ambiente ya que enfrían el aire por el proceso de transpiración.
Adecuadamente colocados pueden actuar también como pantallas acústicas regulando otro tipo de contaminación del aire que es la contaminación acústica.


La historia nos enseña a cuidar hasta lo que respiramos

Los peores episodios de contaminación se han dado en situaciones donde la masa de aire contaminado queda atrapada debajo de otra de aire caliente que impide que esta se mueva: en estas situaciones el aire es prácticamente irrespirable.
*Bélgica 1930, Valle del Mosa, zona fabril dedicada a la industria siderúrgica.
*Londres 1952 diciembre, la capital inglesa se cubrió de una intensa niebla que duró tres días y ocasionó cuatro mil muertos. En esta ciudad las emanaciones de las chimeneas que usaban de carbón eran grandes generadoras de partículas. A partir de esta situación se promulgó una ley que prohibió este tipo de calefacción. El aire estuvo más limpio en un 70%.
Este fenómeno se repitió en 1956 y en 1962.
*Ciudades más contaminadas: México, Santiago de Chile, Los Ángeles.
*Oficinas contaminadas, edificios enfermos, propagación de bacterias por el aire acondicionado, problemas de garganta, bronquiales y gripes crónicas.
*Cigarrillo, es una forma peligrosa de contaminar el aire que respiran los fumadores y todos los que los rodean. Un hombre de 30 a 35 años que fuma dos paquetes por día tiene probabilidades de vivir 10 años menos que el que no fuma. En Estados Unidos, en Europa y poco a poco aquí ya se han creado sitios especiales para los no fumadores en los lugares públicos y en algunos casos se ha prohibido hacerlo.
*Propelentes fluorados (CFCs) son los que se utilizan en algunos aerosoles, aire acondicionados, heladeras, en la fabricación del telgopor; etc. hay teorías que señalan a estos como los causantes del adelgazamiento de la capa de ozono.


El ruido del aire

Otra forma de contaminación del aire es la contaminación sonora o acústica. El ruido es un fenómeno acústico causante de una sensación auditiva considerada como molesta. Ya en 1778 el Virrey Vértiz prohibió el tránsito de carrozas pesadas y chirriantes e impidió que los pulperos partieran leña perturbando el vecindario después de determinada hora.
Los ruidos someten al oído y al sistema nervioso del hombre a tensiones no menos peligrosas que el humo de las chimeneas o el consumo de agua contaminada.
Entre los trastornos que provocan se han comprobado: la disminución de la capacidad visual, de la memoria, problemas en el sueño, baja en el sistema inmunológico, disminución en la concentración y en la actividad creadora.
En las fábricas se adoptan medidas para proteger a los trabajadores, aunque no siempre se cumplen.
Cuando se toman estas precauciones disminuyen los accidentes de trabajo considerablemente, mejora el rendimiento y baja el nivel de ausentismo.
El sonido se mide en decibeles, estos son unidades en base a una escala logarítmica.
140 es el umbral de un ruido insoportable que causará lesiones, para poder dormir confortablemente necesitamos que haya alrededor nuestro menos de 30 decibeles.
Sirena de una ambulancia 150 db. Martillo neumático 120db. Voz humana 60 db. Aviones en el despegue 200 db. Enfermedades: faringitis, bronquitis, asma, efisema pulmonar e incluso cáncer.


Distintos tipos de contaminación

CONTAMINACION GASEOSA: limitar la emisión de gases tóxicos, cambiando las fuentes de energía tradicionales por alternativas, utilizar filtros en las chimeneas de las fábricas, cambiar métodos industriales por otros no contaminantes.
CONTAMINACION BIOLOGICA: filtrado de emisiones de chimeneas, control de basurales a cielo abierto, etc.
CONTAMINACION SONORA: plantar árboles en calles de mucho tránsito, modificar costumbres y hábitos (boliches, walkman, etc.) usar protectores de oídos para ciertos trabajos donde el ruido es inevitable, utilizar métodos de aislamiento en fábricas y lugares que generen ruido, evitar el uso de la bocina, control sobre los vehículos que usan sirena,etc.


Cuidemos los pulmones

Todos los espacios verdes son indispensables para que el planeta cuente con aire. Desde un jardín hasta un parque, merecen el mayor cuidado. Cada árbol, cada planta nos garantiza una pequeña dosis de oxígeno, nos ayuda a vivir no sólo a los humanos, sino también a todos los seres que habitan la tierra.
Algunas regiones son clave. Los bosques por ejemplo,. La región del Amazonas es el pulmón más grande con que cuenta nuestro planeta para la generación de oxígeno. Por diferentes intereses el hombre lo esta arrasando; cuando se acabe y sigamos usando nuestros automóviles y manejándonos con los mismos procesos industriales que emiten gases tóxicos a la atmósfera, quién limpiará nuestro aire?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada